Buscar

carmanar

UN EDUCADOR QUE CON OTROS BUSCA CAMINOS MEJORES

mes

febrero 2016

FUNCIONES POSIBLES DE LAS TECNOLOGÍAS

Podemos utilizar las tecnologías, según este modelo SAMR, para sustituir una herramienta (por ejemplo en vez de realizar a mano un mapa conceptual, se utiliza una aplicación para tal fin, como creately o cmaps u otras.

O también para mejorar el proceso, por ejemplo la búsqueda de información, utilizando un motor de búsqueda de los varios que existen.

Estas dos funciones de las tecnologías mejoran el desarrollo de las actividades didácticas. Mientras que las dos funciones siguientes las transforman.

Hay tecnologías que te cambia sustancialmente la actividad didáctica, por ejemplo haciendo un mural entre varios compañeros.

Y, por último, existen tecnologías que, en base a una actividad dada, te ayudan a inventar una actividad más novedosa y original. Por ejemplo diseñando un video sobre un tema determinado.

 

Anuncios

CPECC o TPACK

EL CONOCIMIENTO PEDAGÓGICO DEL CONTENIDO CONTEXTUALIZADO (CPECC)

vs

EL CONOCIMIENTO TECNOLÓGICO PEDAGÓGICO DEL CONTENIDO (TPAC)

Figura 1: TPACK

Como se aprecia en la figura 1, el TPACK indica los diferentes conocimientos que debe poseer un docente; tres son los conocimientos primarios (el tecnológico, el pedagógico y el de contenido), que al solaparse se constituyen tres nuevos conocimientos (el tecnológico pedagógico – TPK, el tecnológico del contenido – TCK y el conocimiento pedagógico del contenido – PCK; de estos tres últimos conocimientos surge (en el centro de la figura 1) el conocimiento tecnológico pedagógico del contenido (TPACK) que sintetiza todos los anteriores. El TPACK está dentro de los contextos correspondientes.

Soy de la opinión que el TPACK interpreta la Pedagogía desde una perspectiva tecnocrática alterando la realidad de la acción de la enseñanza porque:

  • no advierte que conocimiento del contexto (estudiantes con sus necesidades, intereses y potencialidades; la institución escolar donde se trabaja; las familias y organizaciones cercanas a dicha institución, etc) co-determina los aprendizajes construidos (Vigotsky, Lave, Levine, Engeström); el contexto tiene más implicaciones en las características de lo aprendido que la misma tecnología (que desde un punto de vista también constituye parte del contexto).
  • la calidad de los aprendizajes depende particularmente de la relevancia y pertinencia de las actividades de la enseñanza y de su secuencia desarrolladas en un clima afectuoso, democrático y reflexivo: todo ello viene indicado por la concepción pedagógica que se maneje.

Por ello, nos parece más conveniente una alternativa al TPACK, como marco no solamente de los conocimientos fundamentales de un profesor, sino de la Acción de la Enseñanza que lo hemos denominado CPECC (Conocimiento Pedagógico del Contenido Contextualizado) (ver figura 2).

Figura 2: CPECC

 En el Conocimiento Pedagógico del Contenido Contextualizado (CPECC) también se destacan tres conocimientos primarios que debe poseer todo docente que son: el conocimiento pedagógico, el conocimiento del contenido y el conocimiento del contexto específico. Estos conocimientos al solaparse también conforman otros conocimientos: el conocimiento pedagógicco del contenido – CPC (Shulman), el conocimiento pedagógico situado – CPS y el conocimiento del contenido contextualizado – CCC. Así mismo, al sobreponerse todos estos conocimientos se conforma el CPECC (Conocimiento Pedagógico del Contenido Contextualizado).

Pero todos estos conocimientos están trabados por el entorno social, el denominado sociedad de la información, del conocimiento y sociedad red, la última revolución tecnológica de la humanidad que los enlaza en una nueva complejidad, haciendo de la buena enseñanza una actividad difícil (Hargreaves y Fullan), por los rasgos inquietantes de lo enredado, de lo inextricable, del desorden, la ambigüedad, la incertidumbre  (Morin). Por ello la práctica didáctica no puede olvidar este entorno social que también influye en las concepciones teóricas de la Pedagogía.

Pero, más aún, en a la figura 2 se aprecia que todo lo dicho anteriormente está inscrito en la finalidad educativa, que en síntesis consiste en ayudar a los estudiantes a reconstruir sus conocimientos, habilidades y destrezas, sus valores, actitudes y emociones, no solamente las que son conscientes sino aquellas que son tácitas, las que dirigen nuestro comportamiento. Es decir que toda la acción didáctica tiene una finalidad y un propósito que abarca el conocimiento práctico y el pensamiento práctico (Pérez Gómez y otros).

En síntesis, el CPECC constituye un marco conceptual en el que se concibe y se lleva a la  práctica la enseñanza.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑