Buscar

carmanar

UN EDUCADOR QUE CON OTROS BUSCA CAMINOS MEJORES

EVALUACIÓN

Teorías implícitas y explícitas

EL DEPÓSITO DEL FRACASO DEL SISTEMA ESCOLAR

Parodiando a Ana Teresa Torres cuando habla de la clínica psiquiátrica en su libro El oficio por dentro, los estudiantes aplazados, los repitientes, los desertores son el depósito de nuestros fracasos como docentes, el depósito del fracaso del Ministerio de Educación. Ellos son estudiantes iguales a los demás, no son unos incapaces y flojos; tal vez sean estudiantes con menos fortalezas morales, afectivas, actitudinales que la misma sociedad ha ido produciendo.

Ningún estudiante busca que lo aplacen, que lo retiren del plantel, que lo avergüencen en público. Todos quieren graduarse, lo que ocurre es que algunos traen debilidades de carácter que la misma sociedad ha ido conformando, y que ni ella, ni el sistema educativo han sabido cómo deslastrarlos de sus impotencias y ayudarles a desarrollar la fuerza de ánimo necesaria para solventar las dificultades de la vida.

Creo que todos (la Administración, la sociedad y los educadores) debemos colocarnos en el camino de cambiar profundamente la estructura y el funcionamiento de las instituciones escolares, desde la Educación Inicial hasta la Educación Superior para que desaparezca en las instituciones educativas este DEPÓSITO DEL FRACASO.

Conocer el contexto en tu enseñanza es fundamental

Siempre se ha hablado de la importancia de conocer los contenidos que se van a enseñar, más aún, nadie duda de la verdad de la frase: “nadie puede enseñar lo que no sabe”, aunque yo no estoy tan seguro de ella. Por supuesto que no defendemos la ignorancia para lograr una enseñanza de calidad. Pero creo que se le da a los contenidos una jerarquía didáctica que no la tienen, los colocamos por encima de todo lo demás, como por ejemplo, el contexto.

Por las experiencias que hemos discutido, me parece que eso que llamamos contexto, entorno tiene una influencia mayor en la enseñanza eficaz que el conocimiento de los contenidos.

Así como hay Facultades y Escuelas Universitarias donde se enseñan los contenidos, los futuros docentes debieran trabajar los diversos contextos existentes en una comunidad de personas, en un barrio, en una ciudad, los grupos que van a su institución escolar. Por supuesto que no es nada fácil.

Si desconcemos a los estudiantes, sus intereses, sus necesidades, sus emociones, sus valores, sus creencias, los instrumentos y recursos que usualmente utilizan, su situación económica, sus viviendas, sus familias, lo que buscan en la vida, etc, es decir, si no conocemos bien a nuestros estudiantes será muuy difícil que los ayudemos a lograr aprendizajes relevantes, aunque seamos expertos en contenidos.

contexto

todo cambia menos la escuela

LA RUEDA DE LA PEDAGOGÍA

Allan Carrington (2014) nos presenta la Rueda de la Pedagogía que puede ser un instrumento útil para el diseño de la enseñanza en estos tiempos de tantos cambios de perspectiva en Educación.

La rueda nos ayuda a relacionar las habilidades de pensamiento mencionadas en la taxonomía de Bloom revisada (2001) (tercer círculo) que se buscan desarrollar en los estudiantes por medio de actividades (quinto círculo) que van a realizar ayudándose de las tecnologías apropiadas (sexto círculo) que pueden utilizarse en ellas con diferentes funciones (séptimo círculo) con la finalidad de trabajar las competencias que definen el perfil del egresado (círculo central o primer círculo) en un marco de motivación intrínseca (segundo círculo). El cuarto círculo nos puede ayudar a redactar las actividades.

El centro de la rueda nos indica que todo el proceso de enseñanza se fundamenta en el desarrollo de las competencias del estudiante determinadas en su perfil de egresado.

rueda de la pedagogía V4.0

Cómo evaluar competencias? La Pirámide de Miller.

George Miller (1990) nos ofrece una alternativa para orientarnos a los educadores en la realización de la evaluación de las competencias.

La pirámide consta de cuatro niveles: el primero, el más sencillo de lograr, es conocer el tema, estudiarlo para obtener los conocimientos pertinentes.

El segundo nivel se logra cuando -una vez logrado el primer nivel- la persona es capaz de describir cómo lo haría. Hasta aquí se trabaja en el nivel cognitivo.

Los otros dos niveles superiores de la pirámide se afincan en lo conductual. Por ello el tercer nivel consiste en demostrar en una simulación cómo lo haría; aquí ya sabe hacer pero no en la realidad escolar, sino en una simulación de clase.

Y, por último, el cuarto nivel, ya es hacer en la realidad lo que antes conoció y lo realizó en una simulación. Ahora actúa en la realidad.

A medida que va pasando del primer nivel al cuarto, la persona va acreditándose como profesional, va incrementando su calidad profesional.

Presentación1

LIMITACIÓN DE LA PIRÁMIDE DE MILLER

Hay diversas definiciones de lo que se entiende por competencia, que no viene al caso traerlas aquí. Utilizamos la que aporta Ángel Pérez Gómez (2008:77) en la que predomina la concepción de un sistema de acción complejo, multidimensional y reflexivo, cuando la define como:

“la capacidad de responder a demandas complejas y llevar a cabo tareas diversas de forma adecuada. Supone una combinación de habilidades prácticas, conocimientos, motivación, valores, actitudes, emociones y otros componentes sociales y de comportamiento que se movilizan conjuntamente para lograr una acción eficaz”.

Esta combinación de habilidades, saberes, actitudes y valores es lo que no se aprecia en la pirámide de Miller que toca solamente los conocimientos y los aspectos operativos, dejando de lado las actitudes, los valores y las emociones que son esenciales en el quehacer profesional de calidad y que deben evaluarse al igual que aquellos.

¿Cómo se va a formar un buen profesor sin desarrollar los valores, actitudes y emociones que siempre están implicadas en la práctica didáctica? Nunca será un docente de alta calidad si no ama a los estudiantes, si no los respeta, si dedica el menor tiempo posible en cumplir sus funciones, si se deja llevar por intereses personales, en definitiva, si no es honesto.

Este aspecto es el que no se contempla en la pirámide de Miller, por lo que difícilmente nos ayudará a evaluar los comportamientos humanos de los estudiantes en sus procesos de desarrollar al máximo las competencias.

Tenemos que completar la idea de Miller para que nos ayude de forma pertinente en la evaluación de una enseñanza por competencias.

ayudar a cambiar los conocimientos implícitos

FUNCIONES POSIBLES DE LAS TECNOLOGÍAS

Podemos utilizar las tecnologías, según este modelo SAMR, para sustituir una herramienta (por ejemplo en vez de realizar a mano un mapa conceptual, se utiliza una aplicación para tal fin, como creately o cmaps u otras.

O también para mejorar el proceso, por ejemplo la búsqueda de información, utilizando un motor de búsqueda de los varios que existen.

Estas dos funciones de las tecnologías mejoran el desarrollo de las actividades didácticas. Mientras que las dos funciones siguientes las transforman.

Hay tecnologías que te cambia sustancialmente la actividad didáctica, por ejemplo haciendo un mural entre varios compañeros.

Y, por último, existen tecnologías que, en base a una actividad dada, te ayudan a inventar una actividad más novedosa y original. Por ejemplo diseñando un video sobre un tema determinado.

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑